¿Por qué en Harvard pierden las mujeres?

Varios estudios demuestran que ellas obtienen menos honores académicos en las escuelas de negocios; ¿a qué se debe esta brecha? las estudiantes descubrieron sus debilidades y han tratado de abatirlas.

¿Hay una brecha académica de género en la Facultad de Negocios de Harvard? Un nuevo estudio descubrió que, proporcionalmente, más hombres que mujeres reciben honores académicos en Harvard, y éste ha sido el caso desde hace varios años.
Aunque las mujeres representaron el 36% de la generación 2009 de Harvard, sólo el 11% de los estudiantes Baker Scholars de la escuela eran mujeres, un honor que se da a los estudiantes que forman parte del mejor 5% de los graduados de la Facultad de Negocios de Harvard.

Mientras tanto, las mujeres en la generación de 2009 recibieron sólo el 21% de los honores para los estudiantes del primer año (que se entrega al mejor 20% de su generación), y el 22% de los honores durante el segundo año.

La brecha se cierra ligeramente el último año, con la generación 2010, según el estudio. Aunque las mujeres representaban al 38% de la generación, sólo el 20% de los Baker Scholars eran mujeres. Cerca del 23% de los honores del primer año, y sólo el 28% de los honores del segundo año fueron entregados a estudiantes mujeres de un MBA.

Lo que marca aún más estas diferencias es que, un estudio subsecuente en Harvard, descubrió que las mujeres dan más importancia al rendimiento académico que los hombres, y dedican significativamente más tiempo preparándose para sus cursos.

Al parecer, el problema no es exclusivo de la Facultad de Negocios de Harvard. Un estudio reciente realizado por los estudiantes de Harvard descubrió una “brecha académica de género similar” en ocho escuelas de negocios, “pero no se sabe mucho de esta situación en las escuelas, sobre todo entre los estudiantes”, según el estudio. “Los grupos de mujeres en otras escuelas suelen concentrarse casi exclusivamente en esfuerzos orientados a su carrera, o aumentar el porcentaje de mujeres en el cuerpo estudiantil”.

Algunas de esas escuelas -que no fueron identificadas por nombre en el estudio- tienen brechas de 20 puntos porcentuales más entre la proporción de estudiantes mujeres y el número de mujeres que reciben honores académicos.

En Harvard, la brecha de género salió a la luz por primera ocasión en una nota publicada el año pasado en el periódico estudiantil The Harbus. “Quedé impresionada”, recuerda Kat Shaul, entonces estudiante de primer año. “Es algo en lo que nunca había pensado, y no esperaba que la brecha fuera tan amplia”. La nota impulsó a un grupo de cinco mujeres de segundo año, incluyendo a Shaul, a analizar a detalle el problema.

No es ninguna sorpresa que hubiera una mejoría inmediata después de que el problema ganara notoriedad. Para la generación de 2011, compuesta en un 36% por mujeres, el 30% de las mujeres ganó honores en el primer año, mucho mejor que el 23% que se los ganaron en 2010 y el 21% en 2009. “La atención al problema ayudó a todos, profesores y alumnos, a reducir la brecha”, dijo Andrea Ellwood, otra estudiante que participó en el estudio.

Pero el informe del grupo descubrió otros problemas. “Nuestro estudio sugiere que los hombres tienen una mejor experiencia académica que las mujeres en la Facultad de Negocios de Harvard. Aunque las mujeres se acercan a la igualdad en desempeño académico promedio, no ven sus experiencias de forma tan positiva como los hombres. Esto contradice los hallazgos de informes académicos de género y felicidad, que muestran que, en promedio, las mujeres dicen tener una mayor satisfacción de vida que los hombres”.

¿Qué hay detrás de la brecha? Las estudiantes descubrieron que las mujeres tienden a no participar en las discusiones de clases, que representan normalmente la mitad de la calificación en Harvard. “Las mujeres se sienten menos cómodas participando en clase, en comparación con los hombres. En algunos casos se debe a su percepción de la diferencia en antecedentes académicos y profesionales de sus contrapartes masculinas, y luchan por equilibrar sus relaciones sociales y profesionales. Muchas mujeres admiten que se limitan en clase para controlar su imagen fuera de las aulas”.

Megan Lesko, quien también participó en el estudio, lo resume en diferencias de comportamiento entre hombres y mujeres, algo que ha notado en Harvard. “Las mujeres se auto-censuran más. En un salón de 90 personas con una discusión veloz, la persona que habla es la que levanta la mano primero. Las mujeres se toman más tiempo para construir cuidadosamente lo que quieren decir en voz alta. Es un reto. Puedes entrar a esta espiral, en la que si no haces un comentario un día, tienes que hacerlo al día siguiente. Así sientes más presión a la hora de hablar. Muchas mujeres caen en esa trampa. Para alguien en su primer año es aterrador hablar frente a 90 personas, pero es algo que debes superar”.

Pero hay una solución: talleres de participación para las mujeres nuevas, realizado por los profesores y estudiantes de segundo año para fomentar un comportamiento en clase más activo.

Otra posible causa de por qué las mujeres se sienten menos cómodas en las clases de Harvard es porque los estudiantes hombres son más propensos a tener algún título técnico o de negocios, y han tenido mejores calificaciones en su Prueba de Admisión para Graduados en Administración (GMAT, por sus siglas en inglés) en comparación con las mujeres. Por otro lado, los investigadores descubrieron que las mujeres tienen promedios de calificaciones pre-universitarios ligeramente superiores a los hombres en Harvard.

Aunque no se trató el tema de la escasez de profesoras de negocios en Harvard, es otro factor a considerar. Actualmente, sólo 17 de 93 profesores de tiempo completo en la Facultad de Negocios en Harvard son mujeres, y sólo dos de 11 profesores de administración de alto nivel son mujeres. Once de los 45 profesores adjuntos son mujeres, y también lo son 16 de los 43 profesores asistentes.

En todas las categorías profesionales, el porcentaje de mujeres que enseñan en la Facultad de Negocios de Harvard está muy por debajo del porcentaje de mujeres que estudian un MBA. Aunque las estudiantes de segundo año que realizaron el estudio quedaron complacidas con las mejorías en las cifras más recientes, planean seguir ejerciendo presión. Antes de buscar empleos en McKinsey & Co., Bail y en Colgate-Palmolive, están reclutando a estudiantes de primer año para que hereden su trabajo el año entrante.

Están enviando los resultados de su estudio a la Junta de Exalumnas de Harvard y planean realizar algunas presentaciones ante varios clubes de exalumnos de Harvard. Esperan formar una coalición con otras escuelas para llamar la atención de la brecha en sus facultades. “No queremos que el tema desaparezca”, dice la estudiante de segundo año, Monica Belsito. “Nos estamos asegurando de que esto no termine con nosotras”.

Fuente: cnnexpansion.com

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: