Inicio > Business School, Consejos, Diplomados, Educación Ejecutiva, EMBA, Información Relevante, magister > La innovación en el liderazgo, hacia un cambio de visión

La innovación en el liderazgo, hacia un cambio de visión

Para retener el talento, debe necesariamente producirse un cambio de creencias en el mapa mental del directivo.

Para retener el talento, debe necesariamente producirse un cambio de creencias en el mapa mental del directivo.

La Programación Neuro Linguística nos habla en una de sus presuposiciones, que el mapa no es el territorio, es decir, cada persona tiene una percepción subjetiva de la realidad, y según el mapa mental que desarrolla, va a reaccionar a su entorno de una determinada forma.

En nuestros aprendizajes a lo largo de la vida, vamos estableciendo determinados patrones de creencias, y muchos de ellos corresponden a creencias limitantes que nos llevan a paradigmas poco satisfactorios y poco eficaces.

Una de las creencias más recurrentes que podemos ver en el mundo directivo, es la creencia basada en el control, el miedo y la desconfianza. Esta programación arraigada en el mapa mental del gerente, va a determinar un estilo de liderazgo basado en la necesidad de imponerse por sobre el otro, trayendo como resultado un equipo desmotivado, que debe realizar su trabajo por obligación, con el único incentivo externo existente, la compensación económica. Esta situación termina siendo una de las fuentes más comunes de la fuga de talentos en una empresa.

Podemos concluir entonces, que para retener el talento, debe necesariamente producirse un cambio de creencias en el mapa mental del directivo, transformando su liderazgo hacia una relación más horizontal, donde el rol de “controlador” evoluciona al de “facilitador”, caracterizándose por un mayor grado de participación e interacción dinámica con sus colaboradores. Cuando se cambia la visión hacia un enfoque más positivo, basado en la confianza y en las soluciones, se desarrollan sinergias de mutua colaboración entre el líder y su equipo.

Para ello, el punto de inicio es el desarrollo de la creatividad. Cuando una persona es capaz de crear una forma “diferente de hacer las cosas”, el resultado es el cambio de visión, se modifica la percepción, se amplían las alternativas de resolución de problemas y surge por tanto la flexibilidad necesaria para darle una nueva forma al cómo encontrar soluciones efectivas y lograr resultados estratégicos. Como propone la PNL, el punto de partida es “si no le da resultado los mecanismos de cómo intenta mejorar una situación, entonces ¡haga algo distinto!”.

Fuente: MBA América Economía.com (Autor: Carmen Gloria Segovia)

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: