Los MBA salen a cazar a las nuevas generaciones

Los MBA salen a cazar a las nuevas generaciones

Los MBA salen a cazar a las nuevas generaciones

Los jóvenes que hoy ingresan a un MBA son más demandantes y críticos. Qué hacen las universidades para adaptarse
Participación, recursos tecnológicos, interacción y práctica son las principales demandas de las nuevas generaciones cuando inician su educación de posgrado, según las conclusiones de un encuentro internacional organizado en Buenos Aires por la Asociación de Maestrías en Administración de Negocios (AMBA) en el que participaron las principales escuelas y universidades hispanoamericanas.

Uno de los temas centrales de la jornada fue cómo conseguir la atención de los jóvenes de hoy en los procesos de aprendizaje. A pesar del alto desarrollo de los programas MBA en la región, los participantes acordaron en la necesidad de ciertas reformulaciones, ya que quienes ocupan las aulas no son los mismos de años atrás y sus exigencias son también diferentes.

Según Carlos Ramos, representante de AMBA de Latinoamérica, “los nuevos jóvenes son más demandantes” y su principal característica es “el pensamiento crítico, el hecho de no quedarse sentados esperando a que les digan las cosas, la necesidad de un ida y vuelta.Hoy en día, el alumno ya no espera que el profesor le diga todo para después escribir la teoría que leyó.

El trabajo que realice tiene que ser esencialmente práctico”, agregó.

AMBA es un organismo encargado de verificar la calidad y el funcionamiento de las maestrías en negocios del mundo, mediante un sistema de certificación. “Estar acreditado sirve a nivel institucional porque implica ubicarse al mismo nivel que una universidad extranjera. Pero además, también es útil para los graduados ya que tener un programa MBA que está aprobado los ayuda a posicionarse”, sostiene Ramos. En la Argentina, son 5 las universidades que cuentan con la acreditación de AMBA: la Católica, la Austral, la UCEMA, San Andrés y Torcuato Di Tella.

En crecimiento

En la última década, las escuelas de negocios tuvieron un gran crecimiento a nivel nacional. Y son Buenos Aires y Santiago de Chile las ciudades con mayor número de programas de calidad en toda América Latina.

El crecimiento del área de negocios a nivel académico ofrece un campo interesante para las universidades extranjeras. Santiago Iñíguez, decano del Instituto de Empresa (IE), una escuela de negocios de Madrid acreditada por AMBA, sostiene que “Buenos Aires, por la oferta cultural que presenta y por el número de multinacionales que tiene, justifica sobradamente que exista un centro educativo en negocios de primer nivel mundial”.

Sin embargo, la crisis en los métodos de educación tradicional atraviesa a las escuelas locales tanto como a las del resto del mundo.

“Tienen que lidiar con cuestiones muy semejantes. Por ejemplo, cómo entrenar alumnos que están habituados a la tecnología y el elearning en la misma sala que profesionales maduros y cómo hacer que los profesores se comuniquen con los jóvenes”, explica Maria Tereza Leme Fleury, miembro de la Escuela de Administración de Empresas de San Pablo, en Brasil, acreditada por AMBA.

Otra cuestión es que quien asiste a un maestría en Administración de Negocios necesita participar activamente y, sobre todo, entender el porqué de todo lo que aprende.

Sobre este punto, el representante de AMBA en la región sostiene: “Tiene que haber una gran interacción. Es necesario explicarle al alumno para qué sirve lo que se enseña y cuándo lo va a aplicar”.

Justamente, la relación entre docentes y alumnos se vio modificada como consecuencia de la irrupción de una nueva generación de jóvenes. Mientras que hasta fines del siglo pasado quien estaba al frente de un aula era una persona que depositaba su conocimiento a través de un sistema unidireccional, hoy es muy común encontrarse con alumnos que cuentan con información más actualizada que el propio profesor.

En este sentido, para generar un ámbito de aprendizaje atractivo para quienes aprenden y eficaz para quienes enseñan, los especialistas recomiendan centrar la atención en dos puntos: incorporar herramientas tecnológicas y no limitar la clase a la lectura de libros.

“Hay que utilizar los medios del alumno, trabajar con recursos tecnológicos y medios audiovisuales.

Pero sobre todo usar metodologías de enseñanza participativa que desarrollen la capacidad crítica, argumentativa y discursiva”, sostiene Cristina Simón, decana de la Escuela de Psicología del I.E.

La especialista considera que por allí pasa el cambio que los profesores deben realizar necesariamente para adaptarse a las características de los jóvenes: “Este es el verdadero valor que puede aportar un formador, porque rara vez se aprenden estas competencias de forma autodidacta. Cuando se recuerda a un docente, es por haber trabajado sobre estas áreas y no por todo el conocimiento declarativo que transmitió”.

Las universidades abren la puerta a más grados y posgrados on-line

Matrícula gratis para MBA´s España

Claves para solicitar una carta de recomendación (MBA)

IPADE e ITAM, los mejores MBA en 2009

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: